Cualquier mujer, por poco presumida que sea, cuenta al menos con una cajita con 3 o 4 joyitas entre las que se encuentran las que usa a diario y alguna más especial. En Lugano Cute te hacemos hoy la lista de lo que podríamos llamar el fondo de armario de cualquier joyero.

  1. Pendientes pequeñitos : De los pegados al lóbulo y en oro blanco y amarillo para poder combinarlos con cualquier otro accesorio. Para diario son fundamentales, son esos que siempre tienes en la mesilla de noche y no te quitas. Son cómodos, no pesan, te olvidas de que los llevas y, lo más importante, favorecen siempre. Es el caso de nuestros pendientes triángulo o los antibes
  2. Unos aros: en dorado y plateado. Un buen fondo de joyero, como el buen fondo de armario, tiene piezas que puedes lucir a diario pero que también pueden servirte para ocasiones que requieran más etiqueta si la cosa se tercia. Esta función la cumplen perfectamente los aros, siempre de un tamaño intermedio y algo de grosor, aunque no excesivo. 
  3. Largos pero con lóbulo cubierto: si tienes el lóbulo algo rasgadito pero no quieres renunciar a unos pendientes largos, siempre valora el peso de los mismos, que no sea demasiado, y que una pieza importante del pendiente vaya pegado al lóbulo para tapar parte del agujero.   Nuestros Emilia Gold serían una buena elección en este caso.
  4. Colgante joya pegadito. Pensamos que un buen fondo de joyero está compuesto por piezas ponibles a diario y que no pasen de moda, piezas atemporales y funcionales. En el caso de apostar por un collar, si tenemos esto último en cuenta, lo ideal sería dar con un colgante en tono plateado o dorado, pegadito al cuello para poder lucir con todo tipo de escotes. Algo sencillo pero muy favorecedor, y aquí Lugano Cute te ofrece infinidad de opciones.  
  5. Anillos tipo alianza. Estos son los que menos problemas dan, no se enganchan con nada, llaman la atención lo justo y, si te decides por aquellos que combinan oro amarillo, blanco y rosa, te irán con todo.  Consulta aquí todos nuestros modelos.
  6. Pulsera sin colgantes, sencilla, que te puedas abrochar tú sola, pegaditas a la muñeca para evitar enganchones . Las de diario tendrán correa tipo cordón, pero si la quieres más sofisticada, apuesta por aquella rígidas doradas o plateadas.